La jugada mortal de Carlos Morris

Carlos MorrisJavier José Villarroel Briceño y Freddy Enrique Espinoza Gómez viajaron el 29 de abril de 2013 de Valera a Cumaná para comprar una camioneta Toyota Fortuner que les había ofrecido un contacto a través de las redes sociales. Mil kilómetros de recorrido por un carro nuevo directo de la planta. Al llegar al punto de encuentro no hubo negocio sino pistolas, vendas en los ojos y tirro. También hubo amenazas, el traslado a una casa lejana y la orden de que emitieran un cheque por 980.000 bolívares a una cuenta del banco Provincial. Sigue leyendo