Conviasa: bitácora de un vuelo suspendido / Día 6 y Día 7

Conviasa VI

Día 6. 27 de julio.

10:00 am. Algunos avisos en distintas zonas del complejo de apartamentos en el que estamos hospedados anuncian que el desayuno será en la cafetería del Compostela Suites, que es donde estamos desde ayer. El almuerzo y la cena se realizarán en el cercano Hotel Axor, nuestro antiguo refugio.  Ya no hay que tomar un autobús para ir a comer.

La mayoría de los pasajeros toma el domingo como un día libre. Saber que nos vamos mañana calma al grupo. Unos pasan la jornada en la piscina, otros, los que pueden, aprovechan para hacer las últimas compras. H&M, Primark. Bolsas van y vienen. También latas de cervezas.

4:00 pm. En la entrada del hotel hay un señor de unos 70 años que siempre está solo. Es una de esas personas que no ha querido salir de Barajas. O no ha podido. Camina por las áreas verdes, se asoma a la calle, se sienta en un banco, fuma. Nadie lo acompaña. Vino a Europa para visitar a parte de su familia que vive en Galicia. Ya no tiene dinero, ya quiere regresar a su casa. Tiene los ojos rojos. No sé si por el cigarro o por la tristeza.

10:00 pm. Suena un reguetón en la piscina.

Perrea, mami, perrea.

***

Día 7. 28 de julio. Destino final: Caracas.

10:30 am. Otro aviso: hay que desalojar las habitaciones antes del mediodía. Bajar las maletas a la sala de reuniones, ir a almorzar al Axor, esperar que los autobuses nos lleven al aeropuerto a las 3:00 PM.

Ya casi nos vamos. Empiezan las despedidas.

La abuelita del grupo nos pide que nos portemos bien.

3:00 pm. La calma que había se transforma en ansiedad. La gente quiere chequearse primero. La cola se hace larga. Somos más de 200 pasajeros que estamos por dejar Madrid tras siete días sin avión.

Será la compañía italiana Blue Panorama la que nos llevará.

Llega un rumor:

El grupo de pasajeros del jueves 24, que estaba hospedado en el Hotel Diana, quizá no pueda irse hoy. Dicen que Iberia, la aerolínea que se encargaría de trasladarlos, canceló el vuelo a última hora. Vuelve el nerviosismo. Se ven a algunas personas de ese lote en nuestra fila de check in.

Hay gritos. Que la prioridad la tienen los pasajeros del 22 de julio, que hay que esperar a que nos registremos nosotros primero.

Fernando Riego, el jefe de Escala de Conviasa en España, no aparece.

La gente se tranquiliza al pasar a la sala de embarque. Nos enteramos de que el otro grupo, al final, sí va a viajar. Nos vamos todos.

7:30 pm. Ya estamos en el avión. Que no se caiga esta vaina.

10:30 pm. Hora de Venezuela. Ya llegamos a Maiquetía. Rompieron varios candados. Robaron en muchas maletas. Incluida la mía.

Publicado en Prodavinci.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s